Zapatero y la crisis



La crisis llegó de repente. Se anunciaba pero no se la veía hasta que, de un día para otro,  se instalo entre nosotros. Los bancos dejaron de prestar dinero, las empresas empezaron a despedir gente y todo el mundo entró en pánico. Un amigo se había ido a pasar las fiestas a la Argentina en diciembre, volvió en enero del 2009 y no entendía qué pasaba. “Me fui hace un mes y ahora todo el mundo está enloquecido”, nos repetía a nosotros, que efectivamente estábamos locos con la crisis. Fue cómico porque no entendía y tampoco yo sabía explicarle como había cambiado tanto en tan poco tiempo.

Un poco de historia

Fue durante el gobierno del partido popular cuando creció la burbuja inmobiliaria. Yo vivía en un 4º sin ascensor  de 40 metros cuadrados, que a la dueña le había costado 54.000 €. A los 3 años intento vendérmelo en 90.000 €. A mí, que sabía lo que le había costado, se me antojo un robo y me negué a comprarlo. Bueno, eso y que tampoco tenía el dinero para hacerlo. A los 5 años cuando terminó el contrato, me echó y lo puso en venta por 156.000 €, y lo vendió en una semana.

Las hipotecas estaban regaladas y el banco te tiraba el dinero. “Ya que te metes en una hipoteca porque no aprovechas y te compras un buen coche”, o “¿por qué no haces una reforma en la vivienda?” y la gente se metía…. La calle se  llenó de BMW, Mercedes, Volvos y la gente se llenó de deudas. Es el periodo de la historia de España en el que la deuda de las familias fue más elevada. Una gran parte de la gente comenzó a vivir por encima de sus posibilidades, la famosa bicicleta.

Los bancos lo financiaban todo, refinanciaban deudas, ampliaban hipotecas etc. Surgieron empresas que unificaban las deudas a un interés usurero y la gente se siguió metiendo. Ibas al banco con el recibo de sueldo y te daban 10 veces lo que cobrabas, te daban créditos a un año sin intereses y sin necesidad de explicar nada. Se daban y dan las hipotecas a 30 y 40 años, pues los departamentos eran tan caros que la única forma de comprar era alargar la compra hasta la muerte del comprador.

Un departamento en Madrid o en los suburbios, y no hablo de pisos en zonas residenciales, podía salir lo mismo que comprar un piso en Manhattan. Una vivienda en Alcobendas de 60 metros cuadrados podía llegar a salir lo mismo que una mansión en Buenos aires.

Mi vecina quiso cambiar de casa. Fue a preguntar por unos pisos en construcción en el mismo barrio y como le gustaron, a los tres días volvió con el marido. El precio había subido 18.000 €. Cuando pregunto por qué , la respuesta fue que el viernes, tendría otra subida de 18.000 €. Lo peor es que fue y dejó una seña corriendo, convencida de que había ahorrado.

Todo esto pasó sin que el gobierno interviniera para nada. Al ministro le preguntaron porque subían tanto los pisos y dijo, más o menos, que subían tanto porque había alguien dispuesto a pagar, que no veía ninguna necesidad de intervenir, que la oferta y la demanda y todas esas patrañas. Se construyó todo lo construible y más. Las empresas constructoras, un importante sostén del partido popular, se convirtieron en los corruptores de nuestros políticos. Hubo muchos casos en los que el concejal de urbanismo y el alcalde se hacían ricos gracias a alguna recalificación del terreno. Un alcalde denunció que un constructor le dio un cheque en blanco para que pusiera la cifra que quisiera a cambio de una licencia de construcción. Incluso se acusó a los constructores de estar detrás de la maniobra que le arrebato la comunidad de Madrid (la provincia de Madrid) al partido socialista. El socialismo podía gobernar en coalición con izquierda unida hasta que dos de sus diputados desaparecieron misteriosamente unos días. Cuando aparecieron habían cambiado su voto y se dice que el tamaño de sus cuentas corrientes. Esto se conoció como el tamayazo y desde ese día gobierna la derecha más rancia la comunidad de Madrid. El escándalo con las recalificaciones fue Tal, que se habló de quitarles a los ayuntamientos la potestad sobre el suelo.

Cuando esto toco techo, mucha gente se encontró con casas sobrevaluadas que nadie iba a comprar e hipotecas imposibles de pagar. La vivienda pasó a llevarse el sueldo de uno de los dos integrantes de la pareja o, incluso, un poco más. Ósea una trampa: Una casa que no se puede ni pagar, ni vender. Aquí en España, aunque devuelvas la vivienda te quedas con la deuda. Si la compraste por 300 mil euros y cuando se la quieres devolver al banco vale 240, debes 60 mil euros. Sigues endeudado pero ya no tienes la vivienda. Ante este panorama, pagar la hipoteca se convirtió en el santo grial de muchísimos españoles de a pie que no querían quedarse sin nada y debiendo una millonada. Surgieron muchas páginas Web donde la gente vendía su vivienda al precio de lo que quedaba para pagar la hipoteca. Las casas se volvieron una maldición, una pesadilla.

Algunos barrios nuevos de Madrid, quedaron vacíos. Mucha gente compró para especular pues nada daba más dinero que “el ladrillo” . Con la crisis, sin poderse vender, se han convertido en barrios fantasmas, en un monumento a la crisis.

Entonces llegó el desempleo.

La construcción que había amasado verdaderas fortunas comenzó a despedir a discreción. Los trabajadores sin cualificacíon fueron los primeros, luego los oficiales y la cosa se extendió como una epidemia. La construcción, que se había convertido en el motor de la economía española, se había parado. No había más posibilidad de bicicletear, ya no había ni bicicleta.

Empresas que, no solo, no han perdido dinero, sino que lo han ganado y en abundancia, comenzaron a despedir gente. Nadie protesta mucho cuando le dicen que ahora hay que trabajar por dos y cobrar por uno.  Los desocupados pasaron a formar parte de nuestro entorno. Los vecinos, los padres de los compañeritos de mis hijos, los amigos. Su sola presencia transmite el miedo de pensar que uno puede ser el próximo.

El gobierno de Zapatero comenzó a hablar de crisis. Con un discurso mucho más social que el partido de la oposición, el gobierno prometió cuidar el estado del bienestar contra viento y marea. Se resolvió darle una ayuda a la gente que se iba quedando sin seguro de desempleo y se volvió a prometer que la crisis no iba a recaer sobre los más débiles. Se le dio dinero a los bancos para que lo prestara a bajo interés pero los banqueros siguieron sin prestar. Nada parecía funcionar.

Explotó Grecia y el FMI, ese organismo que quiere tanto a los pobres que los reproduce por donde quiera que vaya, y la Unión Europea, acordaron poner una millonada tremenda de dinero para que el país no quiebre. No sé a quién se lo dieron porque si se lo hubieran dado a cada griego, estos se podrían dedicar a rascarse la nariz durante el resto de su vida y vivir como jeques árabes. En lugar de eso, van a bajar los sueldos, despedir gente, reducir los presupuestos de educación, salud y recortar el estado de bienestar hasta que solo sea estado. Una receta famosa por sus grandes éxitos en Latinoamérica.

Ahora, para prevenir estas quiebras, los países de la unión europea han decidido ajustar antes de que la cosa pase a mayores. Ajustan como en todos los países que tienen ajustes, se ajusta a los ajustados. Algunos más, algunos menos. España podemos decir que esta en el clásico, hay poca innovación. Se ajusta a los empleados públicos, a los jubilados, se recortan prestaciones, se retiran las ayudas a la natalidad… Lo que es un ajuste en toda regla. El impuesto a las grandes sucesiones patrimoniales no se repone ¿para qué? Total, si sólo afecta a las grandes fortunas y se quito con acuerdo de los dos grandes partidos…  La derecha francesa del Sarkozy sorprende subiendo algún impuesto a los ricos, Berlusconi se sale del libreto un poco pero también es clásico, los alemanes más de lo mismo.

Es cómico como el partido popular, que estuvo haciendo campaña por la reforma laboral (eufemismo para decir abaratar los despidos) ahora se presenta como defensor de los trabajadores. La portavoz del partido definió al PP como el partido del Pueblo. Uno puede pensar que la derecha no le tiene miedo al ridículo si no fuera por que el ridículo lo hace el PSOE. El socialismo le da espacio a la derecha para que le pegue por todos lados. Por mantener el estado de bienestar y por atacarlo.

Zapatero anunció el ajuste y no tuvo cintura para anunciar algunas medidas que afectaran a los más ricos, estas medidas serán más lentas a la hora de conseguir liquidez pero para la gente  es importante sentir que no es la única que hace el esfuerzo. Días después de ser abofeteado en los medios a derecha e izquierda anunció un impuesto a los más ricos. No dijo ni cuando, ni como, ni a quien. En realidad no dijo nada y, una vez más, cayó en el ridículo que fue muy explotado, otra vez, por la derecha. Esta, se guardo muy bien de anunciar que también estaría en contra de un impuesto a los ricos… las cosas claras.

El gobierno de zapatero agoniza como vivió. Jaleado por una derecha que nunca le dio tregua en ningún tema y a la que ha favorecido dejándole permanentemente flancos en los que pegarle. Nunca ha tenido la iniciativa, ni ha sabido contrarrestar el poder mediático del partido popular, más bien se ha dejado arrastrar por el fango una y otra vez. Siempre a medias, siempre sin terminar de decidirse. Amenazó con la ley antitabaco, el PP la criticó porque el gobierno nos quería obligar a dejar de fumar … conclusión: sacó una ley que no sirve para nada pues se fuma en todos los bares de España. Ahora tiene que reformar la ley y la derecha vuelve a defender la libertad de la gente de joderse y jodernos los pulmones. Sacó la ley de la memoria histórica. Una ley  que no contentó a nadie. A las victimas porque no les permitió desenterrar a los miles de españoles que están aún enterrados en fosas comunes a los costados de las carreteras. A los franquistas porque “reabría heridas”, como si alguien que tiene a su padre o abuelo enterrado en una fosa común no tuviera abiertas las heridas. Sacó una ley para que se diera en los secundarias dos horas semanales de “educación para la ciudadanía. Una materia parecida a la “educación cívica” que hubo siempre en Argentina. Los colegios de curas, los concertados, la asociación de padres católicos y organizaciones similares, lo acusaban de querer “adoctrinar” y se opusieron salvajemente. Las agrupaciones progresistas de la comunidad educativa decían que estaba bien pero tampoco servía de mucho, que era mucho gre, gre para decir Gregorio.

Todo esto mientras la derecha lo comparaba con Chávez (el venezolano es el cuco a este lado del atlántico, no sabían donde estaba Venezuela antes pero ahora es el mismo infierno) y la iglesia, perdonen la redundancia, lo acusaba de “laicismo radical”

Ahora el gobierno de Zapatero parece muerto. Nadie da nada por él pese a que quedan dos años de mandato

Es una pena que después de 8 años de gobierno de Aznar, el de la invasión a Irak, el que salió hablando en “texano” de una reunión con Bush, el que mintió e intento engañar a todos los españoles con el atentado del 11 de marzo para no reconocer que  por su implicación personal en una guerra ilegal, teníamos el conflicto en casa, vuelva a ganar el pp. Es lo malo del bipartidismo.

Lo triste es que el PP hará lo mismo y los ajustados votaran al dueño del nudo que los seguirá ajustando. Los afectados votaran a la derecha porque el gobierno de Zapatero ha sido mucho nadar para morir en la orilla.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Articulos Costumbristas

9 Respuestas a “Zapatero y la crisis

  1. Ignacio

    La cura a corto plazo se llaman Messi, Villa etc etc.

  2. Javier

    No puedo estar mas de acuerdo, Joaco. Me gusto mucho.

  3. rubia

    joaco, soy tu fan, pero lo mismo me pregunte yo hace mucho tiempo, si te asomas al 18 brumario, ya hace mucho san carlos marx contestaba tu pregunta: a cada arremetida de la izquierda, el avance de la derecha es… leelo y sabras los por ques, esos son los espectros de Marx (los mios tambien) por eso deje de ser soldado o ese tipo de soldado, hace mucho tiempo ya…. besos te quiero un chingo….. rrrrrr

  4. Marta

    La realidad es obstinada, tal como la cuentas…y el discurso capitalista, sin salida. Preciso y precioso el relato.

  5. joaco

    Rubia:No sabia que me leías así que me diste una gran alegría. El 18 Brumario si que lo he leído, ahora tendré que reelerlo….
    Un beso grande, yo también te quiero un chingo

  6. I dont disagree with this blog!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s